Si nos paramos un momento a “sentir-nos” podremos darnos cuenta que muchas veces resonamos con frecuencias de otros, con frecuencias  de miedo, rabia,  ira, la envidia, etc…, a estas frecuencias las llamamos de baja vibración.

Realmente somos una gran “caja resonadora”, nuestros chakras que son centros energéticos, evocan una melodía de colores y sonidos que vibran al compás de todo lo que se asemeja. Es importante tener “tu instrumento”, que es tu cuerpo, perfectamente afinado para que la vida sea un lugar agradable donde desarrollar tus actividades, personales, familiares, sociales y/o profesionales manteniendo siempre una energía sana y positiva tanto en tu interior como a tu alrededor.

Cuando estamos “desafinados”nuestro cuerpo vibra bajo y resuena con frecuencias energéticas que provocan realidades conflictivas, estados carenciales tanto de salud como de dinero.

Todo ello viene producido por la falta de “empoderamiento”, por pensar en vez de sentir, por no escuchar nuestra voz interior, nuestra intuición. El trabajo regular con nuestro ser interior nos ayuda a mantenernos equilibrados y perfectamente “afinados”, unos minutos al día son suficientes.

Aprovecha el inicio del  solsticio de verano para re-conectar con tu ser interior, con tu sol interior.

 

Feliz verano,

Maribel López